Terrorismo criminal en la capital: narcos se matan entre ellos

Analista criminal ve difícil que Costa Rica pueda contrarrestar este tipo de violencia

Redacción – A lo largo de este 2017 se han dado casos de homicidios múltiples ligados a ajustes de cuentas por temas de drogas, dos casos en particular se presentaron en circunstancias muy violentas en las que además de provocar la muerte de sus víctimas, los cuerpos fueron golpeados en reiteradas ocasiones o mutilados.

Uno de los casos se remonta al 21 de marzo del presente año, cuando el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) logró confirmar el hallazgo de los restos de tres cuerpos semienterrados en el sector del Zurquí.

Las víctimas en este caso responden a dos adultos y un menor de edad que en apariencia estaría relacionado con un ajuste de cuentas por un tema de drogas.

El segundo caso se presentó el pasado sábado 2 de diciembre cuando se dio el hallazgo de tres cuerpos con gran similitud de las escenas y otras circunstancias en las que fueron encontrados, ya que en los tres casos el arma utilizada sería de calibre 22, que no es usual en este tipo de casos.

Sumado a esto, las tres víctimas en este caso fueron ubicadas en un lapso de una hora, a distancias muy cercanas uno de otro y tenían entre cuatro y seis horas de fallecidos, lo que apunta a que se trata de un asesinato múltiple.

Ante este tipo de violencia que golpea al país, el analista criminal, Álvaro Ramos calificó de terrorismo criminal el fenómeno que se expande a nivel nacional.

“Este tema tiene que ver como lo que llamamos tumbonazos o traiciones internas, pero tiene más que ver con lo que llamamos lenguaje entre pandillas, entre estructuras criminales. Básicamente entramos en las etapas de lo que podríamos denominar terrorismo criminal“, expresó Ramos.

En el caso particular del terrorismo criminal, este busca sembrar el terror de la violencia de la que son capaces estas organizaciones criminales con el objetivo de enviar un mensaje no solo a otras bandas a nivel externo, sino también a nivel interno como advertencia de lo que puede ocurrir si se llegan a violar las normas.

“En México se encuentran muchas veces muertos siete u ocho personas de un solo golpe, normalmente cortan las cabezas. Eso es terrorismo criminal, me parece que eso es lo que estamos viendo”, señaló el experto.

Sobre la expansión de este tipo de violencia, Ramos comentó que estas ejecuciones indican que las operaciones del gran narcotráfico internacional se está pasando a Costa Rica en su calidad de operaciones, lo que produce que el territorio nacional no solo sea utilizado como hasta la fecha siendo una zona de paso y almacenaje, sino que también se puede transformar en un territorio operacional de los grandes narcos mexicanos.

“Veremos muchos más eventos criminales como estos homicidios múltiples, algunos de terrible crueldad como desmembrar a las personas, sacarle los ojos. Tuvimos algo parecido en el área de Playa Hermosa en donde a dos personas jóvenes les sacaron los ojos y les cortaron la lengua. Este tipo de actividad durísima ha sido constante en el narcotráfico y lo veremos más”, dijo el analista.

Sobre combatir esta violencia en Costa Rica, Ramos fue enfático al señalar que a nivel nacional las autoridades no cuentan con la capacidad de hacerle frente a la problemática de violencia entre pandillas.

“Esa capacidad solo se logra si usted tiene una inteligencia policial de primer nivel que le permita comprar información, que le permita negociar con las personas de bajo nivel dentro de las organizaciones para entregar a los grandes jefes, esa capacidad Costa Rica no la ha desarrollado”, sentenció.

Tras el análisis se llega a la conclusión de que este tipo de violencia no se puede prevenir y solamente se puede conocer y se puede luchar para destruir las organizaciones, más no evitar el terrorismo criminal.


Publicidad

.

Acerca de José David Arce 3476 Articles

Periodista encargado de cubrir sucesos. Interesado en el análisis y la crítica de diversos temas del ámbito nacional e internacional. Comprometido con la comunicación y responsable en el ejercicio de su profesión.

Be the first to comment

Deja un comentario