Lo saludable no es perder peso, es quemar grasa

Saltarse el desayuno contribuye a comer más calorías al final del día

Redacción – Muchas personas confunden el término “perder peso” con “quemar grasa”  sin saber que es una expresión errónea, puesto que los que realizan deporte experimentan que su peso no sufre de cambios significativos.

También pasa, al contrario, personas que no realizan deporte y en cambio realizan “dietas milagro” para bajar su peso, pero en realidad al tratarse de dietas desequilibradas, el cuerpo recurre a la reserva de energía almacenadas en los músculos reduciendo su masa muscular y no el tejido adiposo.

Las dietas milagro son aquellas que prometen una pérdida de peso rápida y con poco esfuerzo aconsejando los alimentos que debemos y no debemos tomar de manera equivocada.

Estas dietas apenas aportan energía y pueden llegar a producir auténticas alteraciones en el metabolismo. Al ingerir una cantidad de energía inferior a la que necesitamos, el metabolismo se ralentiza para gastar menos y almacenar reservas.

Al abandonar la dieta milagro el metabolismo sigue gastando menos, pero nosotros comemos más debido a esa energía que hemos gastado, por lo tanto, se vuelve a recuperar el peso en forma de grasa corporal dando lugar al conocido “efecto yo-yo”.

Si desea quemar grasa de manera sana siga estas recomendaciones

Existen muchas formas de adelgazar y quemar calorías y aunque el ejercicio físico es uno de los pilares fundamentales en este cometido, hay otras opciones que ayudan, así que si desea quemar grasa de manera sana siga estas recomendaciones:

Desayunos saludables: Empezar el día con un desayuno equilibrado y repleto de nutrientes, nos asegura tener un hambre más controlada durante toda la jornada. De hecho, al saltarnos el desayuno, estamos contribuyendo a comer más calorías al final del día, calorías que seremos incapaces ya de quemar y se acumularán en nuestro organismo.

Beber agua: Si consumimos dos litros diarios de agua, ayudaremos a mantener el equilibrio de líquidos necesario en nuestro organismo y puede ayudar a quemar hasta 100 calorías extra al día. Además, también mantendremos nuestros órganos y nuestro cuerpo convenientemente hidratados.

Consumir teína: El té, sobretodo el negro y el verde, son activadores naturales de nuestro metabolismo y nos ayuda a quemar las calorías de forma más rápida. Su efecto estimulante, también nos proporcionará más energía y hará que nos movamos más.

Ejercicio físico: Como ya hemos dicho, este es el pilar en cualquier reducción de calorías. Cuanto más tiempo le dediquemos y más vigorosa sea la actividad que realicemos, más calorías quemaremos. Al construir masa corporal con el ejercicio y promover la destrucción de la grasa, también estaremos quemando calorías, ya que este tejido trabaja el doble incluso en reposo.

Por último, la combinación de entrenamientos de fuerza con ejercicio aeróbico será el tándem perfecto para conseguir el ansiado descenso en la báscula y eliminar más eficazmente las calorías de nuestro cuerpo.